viernes, 27 de mayo de 2011

¿Quién es el crítico parafernálico?

A ver les cuento... me estoy quedando calvo, tengo un divorcio encima y hasta hace 6 meses manejaba un stress descomunal, todavía no he tenido mi primer infarto pero ya tuve mi primera fractura de columna (y no les contaré en que andaba cuando me pasó!)

Afortunadamente aún no sufro de disfunción eréctil y espero que ninguno de vosotros (bueno, habría que preguntarle al recordado Jorge, un simpático compañerito de colegio que se graduó como de 40 años).

Después del cole me dediqué al campo de la ingeniería por un par de años; me mamé de tanto número y me decidí por la medicina. Como en la escuela de medicina nos explotan desde primiparos, en V semestre comencé a ver pacientes y a hacer turnos (no puedo negar que era divertidísimo y me enteré de cualquier cantidad de chismes, cuentos, creencias y una que otra atrocidad que no puedo divulgar por aquello del secreto profesional). Como los chismes, cuentos, creencias y todas esas atrocidades se hicieron repetitivas y no satisfaron mi ilimitado voyeurismo, me harté de ver pacientes y de operar y me dediqué al estupendo mundo de las políticas públicas y la administración en salud. Luego de dos especializaciones y un par de años de docencia universitaria, ando de candidato a maestría (el problema no es de intelecto si no de plata y tiempo, así que la candidatura comenzará pronto a cumplir años) y buscando ganarme el Baloto.

Sentimentalmente no me puedo quejar... Después de probar aquí y allá, un par de relaciones tormentosas, otro par de rehabilitación y una de depresión profunda, me casé en Bogotá en la notaría 46 y cuatro años más tarde me separé en la misma (para que no digan que no soy constante). Fue una relación interesante... tan interesante como un novelón mexicano, con protagonistas peruanos y doblado en pekinés!

Hoy, voy por un lustro en una relación fascinante y deliciosa que disfruto intensamente.

Profesionalmente he satisfecho mis ambiciones (hasta el momento)... y no soy de los que se acuesta con el Jefe... (y mucho menos si es Jefa).

Tengo metas a posteriori, pero con mi persistencia, perspicacia y diligencia solo es cuestión de esperar, já!

Declarado y rampante enemigo público de la desidia, la corruptela, la altivez ignorante, la mala ortografía y la simplicidad de nuestros dirigentes y otras figuras públicas y privadas...

Aún tengo un par de cosas para hacer antes de cumplir los 50: montar una ballena jorobada y domesticar un delfín rosado, pero no tengo afán... estoy seguro que con un poco de práctica e insistencia, lo logro rapidito...

Como ya deben estar aburridos de leer, los dejo... espero sus comentarios, resúmenes, aportes, chismes e insultos; como pueden ver, mi vida ha sido superinteresante y lo mandado es compartir con el pueblo que tanto me ha dado (doble já!)!

Un abrazo y un beso a todos!!! (la lengua es opcional, y como las consultas, causa honorarios)...

El crítico parafernálico
Publicar un comentario en la entrada